Nuevo vídeo del Lore de Sol Negro sobre los terroríficos Exorkun

 52 total views,  2 views today

¿Qué son los Exorkun?

Página de la saga

Son unas feroces criaturas manipuladas genéticamente, dentro de la trama de Leyendas del Sol Negro, en el canon del Continuus Nexus.
El grupo terrorista, conocido como los Colectivistas, liderados por Lux Koth, Maestro de Maná Mordus hereje y Utta Lumat, Maestro Asesino Andalore renegado, junto con seguidores de ambos grupos, perseguían la creación de un estado propio y para ello crearon a los exorkun. El símbolo de aquellos hombres despreciables era la cabeza de un dragón con un cuerpo de serpiente doblada en el símbolo de infinito, uniendo la cola que es devorada por la cabeza.
A finales del décimo primer siglo después del Exodus, Lux Koth era un clon y Maestro de Maná de Mordus, que fue expulsado de la Ciudadela por sus prácticas heréticas. Al contrario que los Mordus, fanáticos religiosos seguidores de los principios arrynistas, Lux Koth se servía tanto de seres mecánicos como de inteligencia artificial o mezclaba el ADN en sus experimentos prohibidos. Este comportamiento aberrante le valió el exilio.
El renegado vagó por la esfera humana del Exodus sin rumbo, ganando millones de créditos y algo de fama como médico. Hasta que pudo establecerse en un remoto asteroide del sistema Dakara, llamado Musafar, donde construyó una base secreta usando su inmensa fortuna. Estas instalaciones irían creciendo en importancia conforme se incrementaron los fanáticos partidarios de Lux Koth.

Entre tanto, un equipo científico de El Pacto, poco después de la partida de Isabella Kheb, descubrió un depósito en el interior de la astronave alienígena de Dakara, este depósito contenía los restos de algunos pequeños fragmentos óseos de lo que en ese momento se creyó eran los arcanos alienígenas Exo. La noticia se hizo popular rápidamente, creando gran expectación en toda la esfera humana y los restos, se preparan para ser enviados a Valindor, sede de la nación neutral de El Pacto.
Es entonces cuando Lux Koth contrata al temible Utta Lumat, un Maestro Asesino andalore para interceptar el transporte en las postrimerías del sistema Valindor.
Utta Lumat atacó al transporte desarmado de El Pacto, destruyó sus propulsores y asaltó la nave, matando a toda la tripulación y robando la mercancía, que más tarde entrega a Lux.
El renegado usará la materia ósea Exo, la única encontrada en más de un milenio, para completar sus experimentos y crear un primer clon mezcla humano- Exo, usando esclavos capturados por Utta Lumat para él a los que torturó terriblemente y sacrificó en favor de sus experimentos, sin importar si eran niños, mujeres u hombres.
Tras muchos fracasos y muertes, Lux Koth consigue un espécimen estable, más cercano a un animal que a un humano. Un ser aberrante, hermafrodita provisto de una piel oscura y acerada inmune a las armas de proyectiles y láser, así como garras y una agilidad y velocidad pasmosas. El problema era controlarlo, dominar a la bestia, y eso le llevó más tiempo.
Las siguientes versiones del engendro serían llamados exorkun o macrocéfalos. Ampliando su cavidad craneal en pico y su boca, exageradamente grande y provista de colmillos irregulares y afilados y una piel escamosa, dura y negra. Un arma de matar perfecta, desprovista de voluntad y controlados por emisores sónicos codificados genéticamente para servir a Lux Koth.
Ulma Sang, era una luna habitable del planeta Taoth. Para desgracia de su escasa población, este fue el emplazamiento elegido por Lux Koth para probar su nueva arma. En órbita, la pequeña nave andalore de Utta Lumat, transportando al infame Lux Koth aguardaba su momento.
Entre tanto y en tierra, varias docenas de exorkun fueron lanzados a la superficie en cápsulas de aterrizaje y en cuestión de pocas horas, dos docenas de exorkun atacaron los dos enclaves habitados de la luna, exterminando a la totalidad de la población y creando sus primeros nidos.
Tras el aviso desesperado de Ulma Sang a Taoth, la base federal envió una fragata de combate y un escuadrón de tropas armadas. Sin embargo, al desembarcar en Ulma Sang, los exorkun, les dieron caza y aniquilaron con suma facilidad. Fue entonces, cuando Lux Koth, lanzó un mensaje a Taoth, reclamando la soberanía de la luna. Pero anticipándose a la jugada de la Federación Colonial, en lugar de quedarse se marchó
Pocas semanas después, una flota federal bombardeó la luna y acaba con los exorkun, pero el ataque convierte la luna en inhabitable.
Lux Koth fue declarado criminal de guerra y se puso precio a su cabeza. Sin embargo, el temor a un nuevo ataque de los exorkun, fue una amenaza demasiado grave, como para que las naciones humanas no se prepararan. Ese fue el inicio de las Guerras Colectivistas y también el inicio de la primera Alianza en su lucha despiadada contra aquellas terroríficas armas biológicas.

Deja una respuesta

error: Content is protected !!